El espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido…